Eliminar las barreras que impiden un periodismo más oportuno y responsable (Comentario)

 Eliminar las barreras que impiden un periodismo más oportuno y responsable (Comentario)

Por: Luis Manuel Aragón Ortiz.

 (lmaragon@cmbu.icrt.cu) - 

 

“Es preciso poner sobre la mesa toda la información y los argumentos que fundamentan cada decisión y de paso, suprimir el exceso de secretismo a que nos habituamos durante más de 50 años de cerco enemigo”. Así expresaba el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz, en la clausura del Sexto Período Ordinario de Sesiones de la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 18 de diciembre de 2010.

 

Estas importantes declaraciones, llevan al periodismo cubano a sacar a la luz temas que hasta hace algunos años eran considerados “tabú”. Las intervenciones de profesionales de la prensa señalaban al secretismo como una práctica negativa que afecta el derecho a la información del pueblo y la credibilidad de los medios revolucionarios. Aún se considera así y se trabaja para su erradicación.

 

El avance, es una realidad palpable. Pero no todos se pueden incluir entre los que tiran de la soga por el mismo lado y producen tropiezos en el camino. Aún se niegan datos a los periodistas de cualquier órgano de prensa. Por una parte es nuestra responsabilidad cruzar las fronteras de instituciones y personas que representan las entidades del gobierno cubano para llegar a la población  de forma veraz y objetiva; pero, por otra, ante frases como “esos datos no los podemos dar”, “ese es un tema que no nos han autorizado a revelar”, “tengo que pedir autorización al nivel superior” o las conocidas “curvas”, hay que actuar en correspondencia con la esencia que primó  y prevalece del Noveno Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

 

Con nombre y apellidos todo sabe mejor: en entidades como la Oficina Nacional Tributaria (ONAT) de Quivicán, dependencias de AZCUBA y la Empresa Tabacalera, CADECA, BANDEC y otros, existen directivos que evitan argumentar u opinar, algo que contradice, incluso, la propia Constitución de la República de Cuba, donde se consigna el derecho de todo ciudadano de estar bien informado.

 

Reitero las palabras de Raúl Castro Ruz: Por eso, ¿secretismo?  No.  El que quiera guardar secretos de sus propias deficiencias que luche y dedique ese gran esfuerzo en evitarlas -me refiero a las deficiencias.

 

Considero acertado que algunos temas  como los de seguridad estatal y de defensa nacional no sean de conocimiento público, ¿pero que se llegue al extremo de negar una entrevista a un periodista que tenía como misión resaltar el trabajo de un trabajador civil de la defensa?; resulta contraproducente ante los momentos que vivimos, a lo que nos ha llamado el propio Raúl y el más reciente Congreso de la UPEC.

 

Los profesionales de la palabra queremos estar a tono con  la situación económica, social y política del país, pero a veces surgen obstáculos que  lo impiden, barreras a derribar de una vez y por todas para ejercer el periodismo oportuno y responsable que merece nuestro pueblo.