Mayabeque nació en El Habanero (Investigación)

Mayabeque nació en El Habanero (Investigación)

 

Colectivo de autores

 

“El periódico debe ser útil, sano,

elegante, oportuno”

José Martí

 

Mayabeque 2014

 

Mayabeque nació en el habanero

Tal afirmación bien pudiera traer confusión, interrogantes y hasta discrepancias. Sin embargo así fue. Aún no existía nuestra provincia, ni la de Artemisa cuando, en el periódico el habanero, en Plaza de la Revolución, se gestaba otro bien distinto, cuyas novedades en cuanto a estructura, formato y pretensiones harían de él una obligada referencia para el mejoramiento de los que hoy circulan en el país.

Y como se trataba de una provincia de nuevo tipo, el diseño también debía serlo. Durante meses de intensa búsqueda, estudio e investigaciones un grupo de especialistas presentó tres propuestas novedosas y atractivas, teniendo muy en cuenta los requerimientos, necesidades, tendencias actuales, los periódicos nacionales e internacionales. De todo ello emergió la propuesta definitiva que todos conocen.

Varios objetivos elementales están presentes en las ocho páginas que comprende el nuevo semanario, entre ellos el de forjar la identidad de la provincia, el acceso de la población para expresar sus quejas y preocupaciones; el periodismo de opinión y el segmento dedicado a las amas de casa, además de mantenerse la sección 10 x los 5, que el venidero 18 de octubre arriba a su décimo aniversario y de la cual hay un libro en fase de terminación.

En aquel local de la calle Territorial y General Guas, los mismos periodistas, fotógrafos, correctores y diseñadores asumieron la creación del primer número, aparecido el 11 de enero de 2011 y los surgidos posteriormente hasta mediados de ese año. Fue un reto que todos asumimos responsablemente, aunque con incertidumbre y cierta actitud reacia ante la desaparición del seminario en el cual laboramos durante tantos años.

Y mientras los veteranos y otros no tanto daban lo mejor de sí a favor del éxito del nuevo semanario, un grupo de estudiantes de la carrera de periodismo y otras especialidades de Mayabeque y Artemisa estuvieron  trabajando para cada edición, al tiempo que aprendían y se preparaban para su examen final. Fue una experiencia excepcional, única y bien interesante para todos.

 

ESTRUCTURA

Como todos los periódicos provinciales, el de Mayabeque cuenta con ocho páginas, la primera o portada para las dos noticias más importantes de la semana, acompañadas por una o dos fotos generalmente de amplia extensión. La segunda corresponde al resto de las noticias que clasifiquen, algunas de las cuales con pequeñas fotos; la sección Lente Crítico consistente en una imagen captada por los fotógrafos de los problemas que observan en su quehacer por la provincia y una selección de las efemérides nacionales.

La tercera página es para dos comentarios con una caricatura que refuerza la idea central de uno de ellos y la sección Yo Opino, que resume una o dos cartas enviadas por los lectores con sus quejas y preocupaciones. En esta última también aparecen las respuestas de las empresas y otras entidades a las mismas.

Ya en la página cuatro publicamos reportajes de interés temático y en la cinco los de opinión, generalmente acerca de los incumplimientos de las empresas, problemas que aquejan a la población y de seguimiento a los planteados en la sección Yo Opino. La seis está reservada a los temas culturales, ya sean informaciones, entrevistas o crónicas y las secciones 10 x los 5, en apoyo a la lucha por la liberación de nuestros compatriotas presos aún en cárceles de los Estados Unidos y Las 4 esquinas para la programación de los cines, casas de cultura, plazas y otros lugares de la geografía mayabequense.

En la página siete publicamos el quehacer deportivo en la provincia. Por lo general aparecen dos o tres fotos, según las posibilidades de espacio y disponibilidad de las mismas. Algo a destacar es el aporte de nuestros colaboradores, para el logro de los objetivos específicos que se persiguen en ella y la sección La Polémica.

Por último, y no por ello la menos importante, al contrario, está la página ocho, destinada a la identidad, a partir de reportajes y crónicas sobre lugares, personajes y hechos propios del territorio, con énfasis en la historia. También abarca la sección Cantándole a Mayabeque con décimas de los poetas locales y la población en general, incluyendo niños del Taller de Repentistas de la provincia, y la receta para las amas de casa.

EL NOVEDOSO DISEÑO

Estuvo a cargo especialistas del Oficina Nacional de Diseño (ONDi) y sus dependencias, quienes hicieron las tres propuestas para su análisis y aprobación. El colectivo del periódico, en especial los más experimentados en el tema y otros colegas, dieron sus criterios, sugerencias y también discrepancias que se tuvieron en cuenta para definir el más apropiado.

Entre las particularidades del periódico Mayabeque figuran la existencia de un cabezal con más frescura, o lo que es lo mismo, menos contenidos, letras y encajes (de las letras negras y rojas); una tipografía con mayor modernidad, imágenes centradas en lo particular, los detalles y no en lo general. Además de todo eso se introdujeron los chapós, la infografía y las  manchetas (frases que acompañan a los textos) e incrementó el uso de los sumarios y titulares cortos,

En cuanto al color, se aprobó el rojo, con una tonalidad cercana la marrón, aunque este nunca ha estado en existencia y obliga al empleo de otro. Está limitado a la portada y las páginas cuatro, cinco y ocho, mientras la tipografía se caracteriza por combinar dos familias de letras que brindan muchas opciones para la composición y hacen más legibles los textos. Acerca del encuadre de estos últimos, predomina el sentido horizontal, algo bastante generalizado en la prensa internacional. Hay que resaltar el hecho de que ya varios periódicos aplican algunas de estas variantes o novedades.

 

LA PLANTILLA

La de el habanero ascendía a 56, de ellos 13 periodistas, 1 auxiliar de redacción, 4 fotógrafos, 5 diseñadores y formatistas, 5 correctores, 4 en la página web y los 4 directivos (director, subdirector general, jefe de información y jefe de redacción). Los 20 restantes correspondían al personal administrativo, es decir, no directamente vinculados a la rutina productiva.

El periódico Mayabeque cuenta con 25 trabajadores en total, de los cuales  10 son periodistas, incluyendo los 2 editores del sitio web; 2 fotógrafos, 2 diseñadores, 2 correctores, 1 traductora, 1 realizadora, 1 comunicadora, 1 licenciada en ciencias de la información, 1 ingeniera de la UCI, el director,1 secretaria-recepcionista, 2 subdirectores (redacción e información) y 1 chofer.

Como puede apreciarse la plantilla del periódico Mayabeque apenas llega a la mitad de su predecesor, teniendo en cuenta que este tiene una sola tirada semanal. Sin embargo, una cosa es la suposición, los argumentos previos y otra las necesidades reales, la objetividad y la experiencia vivida en casi cuatro años.

Hay tres aspectos que conspiran tremendamente en el empeño por completarla a lo largo de estos casi cuatro años de vida. El primero lo constituye el hecho de que los estudiantes de la carrera de Periodismo procedentes de Mayabeque cambian sus direcciones y al graduarse son ubicados en medios de prensa de la capital del país. Este año, por ejemplo, se graduaron ocho y solo dos ingresarán a nuestra plantilla, en gran medida por las gestiones del director.

El otro obstáculo lo constituye el lugar de ubicación del periódico, en pleno campo, a más de siete kilómetros de la capital provincial y de Güines, su otro municipio más cercano (el otro es San José de las Lajas). El tercero, y no por ello menos importante, es la existencia de un parque de computadoras obsoletas, insuficientes y sin piezas de repuesto apenas para repararlas, De ahí que haya cinco rotas actualmente, sin posibilidades de arreglarlas.

La práctica ha demostrado que dos fotógrafos son insuficientes, pues uno debe permanecer en el periódico preparando fotos para el impreso y el sitio web, además de las guardias de cierre. Queda entonces uno solo para acompañar a los 10 periodistas. El problema mayor surge cuando deben salir de vacaciones, ir a algún curso de superación o se enferma uno, recayendo todo el trabajo en el otro durante días o semanas. Lo mismo ocurre con los correctores y diseñadores. Tales problemas afectan irremediablemente la lógica rutina productiva, recayendo en pocos todo el trabajo del impreso y el sitio web.

También ha quedado claro que nuestro periódico debe disponer de, al menos, dos vehículos en buenas condiciones técnicas para satisfacer todas sus necesidades, incluyendo el regreso de quienes laboran hasta la noche en el cierre del periódico impreso, la mayoría de ellos de municipios más distantes, recoger a los periodistas cuando tienen alguna cobertura o trabajo previsto en el plan semanal.

 

RENOVACIÓN CONSTANTE

Un lenguaje más cercano a la mayoría, ha sido una tónica del periódico desde su propio nacimiento, teniendo en cuenta a los obreros, campesinos, estudiantes, amas de casa y personas de la tercera edad que comprenden la gran mayoría de la población.

La búsqueda constante de lo nuevo y las necesidades crecientes de los lectores, se materializa en los encuentros de calidad que tienen lugar cada lunes a las dos de la tarde, con quienes participan de una manera u otra en la realización del semanario y el sitio web. El sentido crítico prevalece en el análisis de cada página, en lo cual emergen sugerencias y propuestas, con el afán de no caer en el estancamiento y la rutina.

También como resultado de los análisis en las reuniones de la calidad y consejos de dirección, surgen nuevas ideas que luego se llevan a la práctica. Entre ellas la de dedicar dos páginas a las ofertas gastronómicas y culturales de fin de año; el suplemento La Rivera, que abarca las páginas 3,4,5 y 6 y sale bianualmente con una selección de trabajos ya más especializados sobre la cultura; Lente Crítico, donde reflejamos en fotos los problemas que aquejan a la población; la sección La Última, con curiosidades de amplia diversidad temática, Tendencias, en la cual brindamos sugerencias acerca del verano y La Polémica, por citar algunos ejemplos.

A ello hay que incluir el aporte enriquecedor de los diseñadores y fotógrafos, cuyas búsquedas en internet y la experiencia acumulada, contribuyen a una presentación más instructiva y amena de los trabajos divulgados. Y si de aporte se trata hay que destacar igualmente a los colaboradores de la radio, la televisión, UNEAC, UNAHIC, AHS y Cultura, entre otros.

Como puede apreciarse, el colectivo del periódico Mayabeque está en constante renovación, como debe ser. Como órgano del Partido Comunista de Cuba en la provincia, cumple las temáticas orientadas, sus indicaciones y lo tiene al tanto de las dificultades. También su apoyo y exigencia, posibilitan el perfeccionamiento constante del periódico impreso y el digital.

 

Nota

Para la elaboración de la presente ponencia se tuvieron en cuenta las opiniones de los trabajadores del periódico, los lectores y la encuesta desarrollada a un segmento representativo de la población. También las experiencias acumuladas en estos casi cuatro años de vida del semanario, fotos y ejemplares de los archivos de los periódicos el habanero y Mayabeque.

 

Recomendación

Un periódico de nuevo tipo, que traza pautas a seguir en la prensa cubana actual, como lo es el de Mayabeque y también el artemiseño, ha de ser objeto de estudio y seguimiento permanente, a fin de perfeccionarlo y adecuarlo a las condiciones y necesidades de cada momento.

Además, porque no ha tenido hasta el momento chequeo, ni análisis de su desarrollo, lo cual contraviene la lógica de una experiencia que se pretende generalizar en el país. También el funcionamiento del semanario, en cuanto a plantilla, el lugar donde radica, el trasporte y los medios de que dispone, entre otros aspectos a tener en cuenta.

No puede olvidarse que hay muchas miradas observando la evolución del semanario Mayabeque y algunos de esos obstáculos afectan el propósito de mostrar los periódicos que trazan nuevas pautas en la prensa cubana.